ADENOMA TIROIDEO, CAUSA DE HIPERTIROIDISMO EN UNA ADOLESCENTE


José Martín Díaz. Hospital Niño Jesús. Madrid


Introducción:
El adenoma tóxico es un nódulo tiroideo funcionante de forma autónoma que produce cantidades suprafisiológicas de T3 y T4, y como consecuencia la supresión de TSH. A menudo el tejido normofuncinante que lo rodea se encuentra atrófico. Su crecimiento es lento y están bien delimitados por una cápsula. Actualmente se conocen numerosas mutaciones en el receptor de TSH y en la subunidad alfa de la proteína G activadora a través de la que actúa, a las cuales se atribuye la etiopatogenia de estos tumores. Aunque la frecuencia depende de las series descritas, se ha comprobado que aparecen en el tejido del adenoma y no en el resto del tejido tiroideo ni otros tejidos, y que lo hacen de forma heterocigota, y por tanto se expresan de forma autosómica recesiva.

Caso clínico
: Presentamos el caso de una adolescente de 15 años que consultó por la aparición de una tumoración anterocervical no dolorosa, coincidiendo con pérdida de peso, hipersudoración, sensación ocasional de palpitaciones y disminución de las necesidades de sueño. En la exploración física destacaba un bocio grado 3 a expensas del lóbulo tiroideo.

Exploraciones complementarias
: Las exploraciones complementarias se orientaron en búsqueda de patología tiroidea, obteniéndose los siguientes resultados: T4L: 2,66 ng/dl (VN: 1-1,7); TSH: <0,02 mUI/ml (VN : 0,4-6).
Ac antitiroglobulina: 398 mUI/ml; Ac antiperoxidasa: 36,7 mUI/ml; TSI < 1 mUI/ml.
Ecografía tiroidea: nódulo que ocupa prácticamente la totalidad del lóbulo tiroideo derecho, fundamentalmente sólido, con alguna zona de necrosis.
Gammagrafía tiroidea: nódulo autónomo en lóbulo derecho, que inhibe la funcionalidad del resto de la glándula.


Evolución
: Ante los hallazgos obtenidos se inició tratamiento con fármacos antitiroideos, pasando en unas semanas a una situación de hipotiroidismo, con difícil control funcional a partir de entonces con tratamiento médico. Una vez que se consiguió mantener a la paciente en un estado eutiroideo se realizó lobectomía tiroidea derecha, siendo el informe anatomopatológico definitivo de la pieza: ADENOMA FOLICULAR. Desde entonces la paciente sigue controles clínicos, analíticos y ecográficos periódicos, sin haber presentado en los dos años de evolución, ningún indicador de disfunción tiroidea.