TRATAMIENTO MÉDICO Y QUIRÚRGICO DE LOS PROLACTINOMAS

 

Marta T. García Ascaso. Hospital Infantil La Paz, Madrid

 

 

 

Niño de 12 años que remiten para valoración endocrinológica de tumor selar-supraselar intervenido. Presentó, 2 años antes, un empeoramiento clínico por lo que se realizó una RMN cerebral en la que se evidenció una tumoración selar-supraselar quística que desplazaba tallo hipofisario. Todos los valores hormonales eran normales salvo Prolactina de 347 ng/dL. Anatomía patológica: Adenoma hipofisario.

 

Antecedentes personales: a los 8 meses de edad se le diagnosticó de hemiparesia derecha secundario a infarto isquémico.

 

Antecedentes familiares: madre ex-ADVP, VIH +. Abuelo materno con Diabetes Mellitus tipo 2.

 

Exploración física: Peso: 58 kg (p98), Talla: 1.46 m (p72), IMC: 28 kg/m2

Buen estado general. Algo pálido de piel, no de mucosas. Obesidad troncular. ACP: normal. Abdomen: normal. Genitales: testes en bolsa 2 cc, Tanner I.

 

Pruebas complementarias: Analítica (post-cirugía): hemograma y bioquímica normales. Estudio hormonal (post-cirugía): todo normal salvo Prolactina: 109 ng/mL.

 

Evolución: se diagnostica de Macroprolactinoma y Obesidad Exógena. En sucesivas revisiones no aparecen síntomas. Estudios hormonales seriados: aumento progresivo de los niveles de prolactina en sangre. Nueva RMN cerebral: lesión nodular en el margen anterior de la silla turca que no realza tras la administración de contraste intravenoso (restos del macroadenoma intervenido) con cambios necróticos-quísticos. El tallo hipofisario se encuentra desplazado. Así, se diagnostica de hiperprolactinemia posiblemente secundaria a recidiva tumoral de macroprolactinoma, por lo que se inicia tratamiento con cabergolina 0.25 mg/ 2 días por semana, lográndose un descenso de la prolactina hasta 6 ng/mL en un mes.

 

Conclusión: ante el diagnóstico de un adenoma hipofisario de tipo prolactinoma tendría de haberse propuesto tratamiento médico conservador con dopaminérgicos de manera inicial. La cirugía, además de presentar una elevada tasa de hipopituitarismo secundario, no es curativa hasta  en un 70 % de los casos a largo plazo.